03 Mar 2006

HUM... ¿ESTARÁ SIENDO SINCERO?

La presente nota fue editada en la Revista Buenos Aires Cultural del Café Tortoni en marzo 2006

 

Hum... ¿estará siendo sincero?

          

La sociedad basa su existencia en la necesidad de comunicación entre las personas. De no ser así, la relación humana dejaría de existir.

 

¿Se puede saber por el gesto de una persona si está mintiendo o no; si recuerda o inventa una situación; si es real el sentimiento que está transmitiendo? La respuesta es SI, se puede saber con certeza aplicando técnicas de la Programación Neuro Lingüística (PNL), y  así mejorar la comunicación e incrementar el grado de claridad y resultado del mensaje.

 

Optimizar el mensaje le permite:

            *  ahorrar tiempo

            *  que no exista distorsión entre lo dicho y lo que quiso decir

            *  mejorar el rendimiento y laboral y eficacia en general

            *  mayor concentración en los temas a tratar

            *  evitar y/o resolver conflictos personales o familiares

 

La PNL comenzó a principios de los 70’ como resultado de las investigaciones realizadas por John Grinder (Prof. de Lingüística en la Universidad de California) y Richard Bandler (Psicólogo en la misma Universidad). Juntos estudiaron a tres Psiquíatras con diferente orientación terapéutica: Fritz Perls, Virginia Satir y Milton Erikson; observaron que pese a sus diferencias, empleaban patrones similares en lo fundamental; lo depuraron y construyeron un efectivo modelo que puede aplicarse para una comunicación eficaz, cambio personal, resolución de conflictos de diversa índole, etc.
Perfect swiss made Rolex Replica Watches UK

Official Replica Watches UK Online Store

Best UK Replica Watches Store: top fake watches uk

 

Se llama así (PNL) porque son técnicas que, a través de la organización de un sistema en donde participa el sistema nervioso, forma modelos y estrategias para  mejorar la comunicación.

           

Analicemos ahora de qué manera nos comunicamos para ver si podemos mejorar nuestro mensaje y  que no hayan malos entendidos o un doble mensaje.

 

Existen tres sistemas representacionales para expresar una misma idea o hecho: visual, auditivo y kinestésico (ver, oír, sentir). Ante un mismo suceso una persona, según su sistema representacional predominante –porque no existe puro- expresará:

 

            “Mirá lo que te digo...”          sistema represent. visual

            “Escuchá lo que te digo...”          “            “         auditivo

            “Sentí lo que te digo...”               “            “         kinestésico

            

Las  tres frases son todas válidas porque expresan de distinta manera una misma idea. Algunos estructuran las frases construyendo previamente imágenes visuales. Otros se focalizan en el sonido, vibración o énfasis de la palabra. Para un tercer grupo es importante cómo siente lo escuchado, si sus mejillas enrojecen, transpira su frente, respira de manera más agitada, etc.  Por lo dicho será importante llevar la comunicación al sistema predominante del otro.

 

Por ejemplo, si él o ella son visuales, no es aconsejable expresarse de la siguiente manera: “Tenemos que hablar porque esto me suena raro” o “Siento que tenemos que hablar porque tengo un sabor raro de esto”. La mejor manera que nos entienda será... “Mirá, veo mal algo, así que hablemos echándole un vistazo a esto”.

 

Ya hemos visto la manera de expresión verbal o escrita de los tres sistemas representacionales. A continuación indicaremos cómo son sus gestos cuando cada uno de ellos habla:

 

Visual: mira hacia arriba, se aleja del otro, habla rápido, el volumen de su voz es alto.

Auditivo: mira a la altura media de sus ojos, se acerca pero no demasiado al otro, habla más secuencialmente y el volumen y la velocidad es mediana.

Kinestésico: mira hacia abajo, busca el contacto con el otro, habla lento, volumen bajo y la velocidad es lenta.

 

Anteriormente dijimos que estos sistemas representacionales no se encuentran de manera pura en el ser humano. Tampoco la persona está todo el día bajo el mismo sistema. Puede resultar que cuando nos encontramos en nuestro hogar seamos más kinestésicos y en el ámbito laboral más auditivos y visuales. Esto tiene que ver con el grado de atención, de asociación o disociación en el hecho.

 

Por ejemplo: en casa me conmueve ver la alegría o tristeza con que mi hijo me cuenta sus cosas; pero si en el hospital donde trabajo hiciera lo mismo... lo más probable sería que me pusiera a llorar con el paciente y no lo asistiera, lo cual no serviría de nada. Tengamos claro que disociarnos en la situación a resolver no significa “no tener sentimientos”, sino que tomamos distancia para evaluar de manera objetiva, efectiva y competente lo que se presenta.

 

Vamos a incorporar ahora otro concepto común a estos sistemas representacionales. Cuando la persona recuerda imágenes, sonidos o sensaciones, dirige su mirada hacia la izquierda. Cuando crea imágenes, sonidos o sensaciones, dirige su mirada hacia la derecha. Por eso si queremos recordar un hecho y no nos acordamos, deberemos dirigir nuestra mirada hacia la izquierda así nuestro sistema nervioso buscará en nuestro archivo el dato solicitado. De manera excepcional, algunos lo hacen de forma contraria.

 

Trate de ahora en adelante 1° escuchar, 2° evaluar y 3° responder de acuerdo con el mensaje que está recibiendo. Es decir, comience a desarrollar la atención activa consciente externa, o sea poder de observación o alerta mental.

 

En una próxima nota haremos referencia a la forma de proceder de cada uno de estos sistemas y a las distorsiones,    generalizaciones o supresiones en el mensaje, lo cual deriva en la incomunicación.

 

No recuerdo quien expresó: “Hay una gran diferencia entre lo que se dijo y lo que se quiso decir. Muchas guerras comenzaron por ello”. Hagamos de la comunicación un arte en bien del prójimo.

 

Prof. Ana María Occhipinti

 

Bibliografía:

Introducción a la PNL – Joseph O’ Connor y John Seymour

Poder sin límites – Anthony Robbins

Pragmagic – Marilyn Fergurson

Click para Ampliar

portada de Buenos Aires Cultural - marzo 2006
Click para Ampliar

representaciones visuales
Click para Ampliar

emoticones
Click para Ampliar

emoticones

Preguntas