16 Mar 2010

SALUD Y ESCRITURA

Como se ha expresado en notas anteriores, la escritura es esencialmente simbólica. Por medio de los signos gráficos se puede conocer los sentimientos y tendencias que se hallan en lo profundo del ser humano.
Official Swiss movement Cheap Rolex Replica Watches UK are selling at a low price. You can find quality fake watches here.
The website offers uk high quality top swiss made rolex replica uk for both men and women.
Swiss 1:1 quality 2024 Top Swiss Made Replica Watches UK at affordable prices have everything that one expects to find.

El Prof. Pedro Foglia expresa en su obra Grafología forense “La observación permite detectar la personalidad psicofísica, los componentes intelectuales, tendencias naturales, aptitudes profesionales, patologías y constitución somática”.

No existe la escritura buena o mala, linda o fea; la escritura es normal/sana o patológica/enferma. La hoja en blanco representa el espacio por donde transita y lleva a cabo la acción escritural, última expresión del pensamiento. Dice Augusto Vels “Quien disfruta de buena salud posee un ambiente gráfico positivo”.

Está demostrado que la onda gráfica es un registro fiel de nuestras funciones orgánicas, psíquicas y mentales. Los “micro-gestos”, en la escritura manual, reflejan el estado de nuestro organismo y muestran, de manera clara, nuestro modo de pensar y de reaccionar a los diversos estímulos de fuera y dentro de nuestra personalidad. Es justamente en la “forma” donde se pueden ver los intereses y preocupaciones más sobresalientes, el simbolismo de ciertos estados anímicos y las deformaciones o dolores del cuerpo.

Se deberá también tener en cuenta en el análisis de una escritura otros aspectos que hacen a la salud, o no, del escribiente (física o psíquica). Hago especial énfasis en destacar que NO podrá considerarse un grafismo de manera aislada, sino que se deberá observar toda la escritura y el ambiente gráfico para poder confirmar lo analizado.

Los otros aspectos a evaluar en la escritura son el orden, armonía, tamaño, velocidad, presión, tensión, dirección, inclinación, coligamentos, signos ortográficos, espacios en blanco, etc.

Hay un dato importante antes de comenzar un análisis psicografológico, que es la edad de quien escribe.

Existen  diversas etapas en la maduración del grafismo. Dice la Dra. María Rosa Panadés de Ferrer en su obra Prontuario de grafología  “...De los 7 a los 8 años se observan signos evidentes de indisciplina y dificultad de la crisis motriz. De los 9 a los 10 años, el grafismo se va despersonalizando, anunciándose las perturbaciones propias de la pubertad. En la adolescencia, se producen desigualdades en la disposición, el orden, la expansión y la inclinación. Entre los 20 y 30 años, se exhibe madurez psicológica y seguridad en sí mismo.”

De lo mencionado en el párrafo anterior se puede deducir que: un grafismo a la edad de 8 años es normal, pero el mismo a los 18 es patológico.

De igual manera una anomalía grafica realizada durante un período de tiempo es temporal y, si persiste en el tiempo, se transforma en permanente. Así es como se expresa en términos forenses las incapacidades o disfunciones físicas o psíquicas del individuo.

El estudio de la escritura es esencial para detectar: intoxicaciones, alteraciones mentales, violencia, temores, dolores físicos, disfunciones sexuales, torturas psíquicas, etc.

 Este informe acompañado por otros estudios realizados por psicólogos, psicopedagogos, médicos, etc. constituye una herramienta fundamental en el diagnóstico, dado lo práctico y dinámico de la evaluación; por otro lado no es necesaria la presencia física del sujeto, sino que basta con su escritura. El análisis de los signos gráficos ayuda a conocer mejor al hombre y, si fuera posible, detectar a tiempo la enfermedad, para que el experto grafoanalista lo derive al profesional médico.

Carl G. Jung sobre el símbolo dice: “Es la expresión de algo esencial que no puede ser traducido por otros medios, constituyendo un lenguaje especial, un instrumento del pensamiento”.

Asimismo expresaba el Prof. Augusto Vels (Grafoanalista e investigador de Barcelona)  “Con la asimilación de las nuevas corrientes de la psicología moderna, especialmente del psicoanálisis de Freud, la psicología analítica de Jung, los vectores y factores de Szondi, la caracterología de Hymans-Le Senne y las nuevas adquisiciones de la psiquiatría y la psicotécnica, la grafología se ha situado internacionalmente como una de las ramas de la psicología experimental más extendidas y acreditadas en todo el mundo”.

Por último deseo destacar que un análisis grafopsicológico deberá ser tomado en un ambiente que ofrezca al sujeto tranquilidad, buena luz y clima templado. Una persona intranquila, sin buena luz y sintiendo frío o calor, altera su escritura por no encontrarse en condiciones óptimas.

 

 Prof. Ana María Occhipinti

 

Bibliografía:

“Grafología estructural y dinámica” de Augusto Vels

“Grafología forense” de Pedro J. Foglia

“Signos de enfermedad en la escritura” de Pedro J. Foglia

Preguntas